Mantenimiento básico para tu máquina de coser

Mantenimiento básico para tu máquina de coser

Sabemos que tu máquina de coser es muy importante para ti, y cómo no serlo si es con lo que te apoyas para darle vida a tus proyectos.

Por eso, el día de hoy te compartimos cómo puedes darle mantenimiento básico a tu máquina para que esté en óptimas condiciones por más tiempo.

Esta limpieza la debes hacer con la frecuencia que corresponda al uso que le das a la máquina, esto es, si la ocupas con regularidad, diario o de 3 a 5 veces por semana, el mantenimiento lo deberás realizar una vez por semana; en cambio si la utilizas con menos frecuencia, el mantenimiento lo puedes hacer cuando la vayas a utilizar.

¿Qué quieres decir con “mantenimiento básico”?

Mantenimiento básico

Esto sólo abarca la limpieza y engrase la máquina, no es una reparación. Cuando sientas que algo no funciona bien con tu máquina acude siempre con un técnico especializado

Ahora bien, qué necesitas para comenzar la limpieza de tu máquina: 

  • Una brocha pequeña
  • Destornillador plano (o el que traiga tu máquina)
  • Paño para limpiar
  • Aceite especializado para máquinas de coser

Paso 1

Lo primero que hay que hacer es leer, o re-leer, el manual de tu máquina; en este caso no lo haremos para conocer sus funciones, sino sus partes. Si bien no la vas a desarmar por completo, su vas a quitar algunas tapas o partes para limpiarla, hay que saber donde volver a colocar cada parte.

Si no leemos el manual, nos será más difícil colocar las piezas en el lugar indicado; y lo que comenzó como una sencilla limpieza termina en una visita al técnico para que arme la máquina.

Paso 2

Comenzamos de afuera hacia dentro; primero limpia con el paño todo el exterior de tu máquina; quita la bobina y desenhebra la máquina. En los espacios pequeños, como la bobina, comienza a limpiar con la brocha, en los espacios grandes, que es toda la tapa, con el paño quita el polvo y algún rastro de mancha que encuentres.

Paso 3

Aunque en el paso anterior hayas pasado el paño o la brocha por la aguja y el prensatelas, es momento de retirarlos.

Revisa que la aguja este derecha, tenga buena punta y límpiala; el prensatelas límpialo con el paño, aunque no lo creas guarda residuos que pueden manchar tu tela, tanto de polvo como de aceite, lo mismo el porta aguja.

Paso 4

Ahora vamos a limpiar la caja de la bobina, aquí dividimos la información en dos, uno para caja de bobina de metal y para las de plástico. Muy importante que tengas a la mano tu manual, para que te sea más fácil realizar este paso.

Metal:

Lo primero es sacar el porta-bobinas, y lo haremos desde la palanca aplanada que tiene, apóyate del manual.

Ya afuera, limpia el porta-bobinas con la brocha y ponle dentro una pequeña gota de aceite.

Ahora la parte en la que debes ser más cuidadoso: primero observa bien cómo está puesto todo y prosigue a mover las patitas que están a los lados, generalmente se parecen a las palancas de los juegos de pinball.

Mueve las palancas hacia afuera, calzan justo donde hay dos marcas de los lados, sirven para guiarnos cuando sea el momento de volver a colocar las piezas en su lugar. Estas patitas sólo están allí para sostener las partes que sacaremos a continuación.

Estas son las dos piezas que debes sacar:

Y se sacan en el orden que están en la foto: primero el circulo y posterior el medio circulo.

Límpialas muy bien con el paño y la brocha, y a la segunda, el medio círculo, ponle una gotita de aceite.

También se limpia donde estaban puestas esas piezas, si es posible pasa el paño, porque la brocha no retira todos los residuos.

Mueve la rueda lateral, o volante, y fíjate cuáles son las piezas que se mueven, pues es justo allí donde aplicarás el aceite. Con dos gotas basta: aplica una, mueve la rueda lateral, luego aplica la otra y vuelve a girarla.

Ahora solo coloca las piezas nuevamente en su sitio, mover las palancas hacia adentro, las que parecen de pinball, y listo.

Plástico:

Remueve la tapa de plástico que trae la placa de cubierta de la bobina, luego retira los tornillos que sostienen la placa.

Retira la placa de metal, límpiala, colócala junto a los tornillos y empieza retirar la basura del porta-bobinas. Hazlo con mucho cuidado, pero exhaustivamente. Mueve la rueda lateral para poder limpiar los lugares que antes no podías ver.

Si consideras que la brocha no es suficiente, utiliza unas pinzas para máquina de coser o un clip, estíralo y con una punta has un gancho, y con mucho cuidado limpia los laterales de la bobina.

Una vez que hayas dejado todo libre de polvo, pon una gotita de aceite donde va la bobina y una en la pieza que, al mover la rueda lateral, veas que gira.

Solo queda colocar nuevamente la placa y atornillarla.

Aquí te dejamos un video que puede servirte como referencia a la hora de limpiar tu máquina.

¿Cuando engrasar la máquina?

Con el tiempo, iras identificando cuando tu máquina te pide un poco de aceite; si consideras con el uso que está bien de aceite, no es necesario en cada limpieza ponerle más.

Dos consejos finales: 

  1. Siempre cubre tu maquina cuando no esté en uso, si el forro que trae de fábrica ya se maltrato o no lo tienes, compra otro o puedes hacerlo tu misma; pero nunca la dejes sin protección.
  2. Si las vas a trasladar fuera de casa, es indispensable que vaya bien protegida y no sufra golpes, ni pequeños. Si vas en carro, ponla atrás de un asiento para que no vaya moviéndose, o en la cajuela pero que no ande rodando por todos lados.

Si vas en transporte, llévala con cuidado, no permitas que la vayan a patear por dejarla en el piso.

Estos consejos son de prevención, y no sustituyen a un técnico, cuando este es necesario. Recuerda que entre mejor cuidado tenga tu máquina más tiempo te va a durar. Con el uso vas a identificar cuando sientes una “falla” que en realidad es falta de limpieza, y cuando si es algo que ocupa reparación con un especialista.

 

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados